Ejercicios para que baje la regla

Puede sentir que tiene menos energía de lo normal durante los primeros días de la menstruación, cuando el sangrado y los calambres suelen ser más intensos. Los ejercicios de alta intensidad, como correr, pueden no ser apropiados. En cambio, el yoga y los ejercicios de respiración pueden ser una buena forma de ayudar a reducir el dolor causado por los calambres.

El yoga también reduce el estrés, mejora la flexibilidad y fortalece los músculos. Las posturas de yoga de la Cobra, el Gato, la Vaca y el Pez son algunos buenos ejercicios que puedes probar. Pueden ayudarte a hacer frente a los calambres fuertes, y son los mejores para los días de menstruación más intensa.

Los estiramientos se realizan mejor cuando el cuerpo está caliente, como después de un baño o una ducha. Cada estiramiento debe mantenerse entre 30 y 60 segundos. Por favor, no presione hasta el punto de sentir dolor o incomodidad.

Durante los días en que la menstruación es más ligera, pruebe a realizar ejercicios aeróbicos de intensidad moderada, como caminar o hacer footing ligero. Este tipo de actividad física puede reducir la hinchazón y el dolor de los calambres. El ejercicio aeróbico favorece la circulación sanguínea y la liberación de unas «hormonas del bienestar» llamadas endorfinas en DORF ins.

Éstas también pueden actuar conjuntamente para aliviar los dolores de cabeza y mejorar el estado de ánimo. Ejercicios de yoga y dolores menstruales PDF HH-IV-150 1/17 Copyright 2014 Nationwide Children’s Hospital Las investigaciones sugieren que varios cambios físicos y hormonales en el cuerpo de la mujer causan estos síntomas. El ejercicio adecuado puede equilibrar estos cambios físicos y hormonales y aumentar la producción de endorfinas, hormonas del bienestar, y reducir la irritabilidad y el dolor, mejorando así el estado de ánimo.

Los primeros días de la menstruación pueden ser un reto debido a los calambres abdominales y al sangrado abundante. El ejercicio puede ser tu salvador en estos días difíciles. En este blog para mujeres con dolores menstruales, Puteri Zainuddin, médico especialista en obstetricia y ginecología (ST1), y Emily Carter, médico especialista en obstetricia y ginecología (ST5), examinan las últimas pruebas Cochrane sobre el ejercicio para el dolor menstrual y exploran las pruebas subyacentes que apoyan el ejercicio para reducir los calambres dolorosos.

El dolor de regla, o dismenorrea, afecta a casi todas las mujeres en algún momento de su vida. A veces, los síntomas pueden llegar a ser graves, afectando a la socialización, las relaciones y la calidad de vida. Para las mujeres sigue siendo difícil hablar de ello.

Hasta 9 de cada 10 mujeres sufren dismenorrea, y aproximadamente 1 de cada 10 casos se describe como grave Abu Helwa et al, 2018; Zondervan et al, 1998. Cualquier tipo de ejercicio, incluido el caminar, libera unas hormonas llamadas endorfinas. Estas hormonas detienen la recepción del dolor en el cerebro y finalmente conducen a la reducción de los calambres.

Estos son sólo algunos de los beneficios que podrías experimentar al hacer ejercicio durante tu periodo. Además, el estado físico general es importante para la salud y puede reducir el riesgo de sufrir problemas médicos graves como ataques al corazón, derrames cerebrales, artritis, osteoporosis y diabetes. No es necesario que el ejercicio sea extenuante ni que se realice todos los días para ayudar.

Un estudio reciente descubrió que el ejercicio puede ayudar con al menos 30 enfermedades crónicas. Hay cambios físicos y químicos que se producen en el cuerpo durante la menstruación que pueden aliviarse con el ejercicio. De hecho, el ejercicio puede aumentar la producción de endorfinas «hormonas del bienestar» y reducir la ansiedad, la depresión y el dolor, mejorando el estado de ánimo.

Beber agua también puede reducir el dolor menstrual, lo que puede hacer que el ejercicio sea más agradable. Un estudio de 2021 comparó a las personas que bebían entre 54 y 68 onzas, unos 8 vasos de agua al día, con las que sólo bebían cuando tenían sed. Los investigadores descubrieron que las que bebían más agua tenían un dolor menstrual menos intenso durante los tres primeros días de su periodo.

Como ya hemos dicho, puedes optar simplemente por no hacer nada durante la menstruación. O, si te apetece, puedes hacer un entrenamiento de baja intensidad en estado estacionario (LISS) que incluya ejercicios cardiovasculares ligeros y de fuerza, o algunos ejercicios de estiramiento y yoga. Esto puede ayudar a reducir el estrés y la tensión en el cuerpo, y también a calmarte por completo.

Caminar o realizar ejercicios cardiovasculares ligeros se consideran excelentes para la recuperación y pueden mantenerte en forma durante tus entrenamientos. Se pueden experimentar calambres o punzadas de leves a graves en la región abdominal inferior. Puede ir asociado a náuseas, vómitos, movimientos sueltos, dolor de cabeza y/o mareos.

El ejercicio durante la menstruación puede reducir estos síntomas, siempre que no sean graves e insoportables. Si tienes una afección ginecológica, puede ser una buena idea consultar a tu ginecólogo antes de hacer ejercicio durante la menstruación. Tu médico te recomendará ejercicios seguros y también establecerá un límite en la duración e intensidad del entrenamiento.

El ejercicio ayuda a solucionar estos problemas y reduce el dolor durante la menstruación. Los ejercicios aeróbicos como nadar, caminar, correr, montar en bicicleta, etc., pueden ayudarte a superar síntomas como la depresión y la fatiga. También reduce el exceso de retención de agua y la hinchazón, que es muy común y molesta.

La ciencia lleva años diciéndonos que el ejercicio es beneficioso para mantener