Diferencia entre sauna y bano turco

¿Cuál es la diferencia entre las saunas y los baños?

Sí, no se puede negar que las saunas y los baños turcos tienen algunos puntos en común, pero aunque se le perdone que piense que son esencialmente iguales, en realidad tienen tres grandes diferencias. Siga leyendo para saber cuáles son, y se convertirá en un gurú del baño en poco tiempo. Aunque ambos son antiguos, las raíces de estos dos rituales no podrían ser más diferentes.

Ahora que ya conoce las principales diferencias, díganos: ¿es usted del equipo del vapor o del celestial hamman? Conozca más sobre cómo disfrutar de las saunas y los baños turcos en verano y los beneficios de ir a una sauna después de hacer ejercicio aquÃ. Las áreas de bienestar de las piscinas de aventura o los baños termales ofrecen numerosos tipos de saunas, desde la clásica finlandesa hasta los tepidarios.

Pero, ¿cuál es exactamente la diferencia entre ellas? ¿Y cómo afectan los distintos tipos de sauna al cuerpo? La diferencia entre un baño turco y una sauna finlandesa es que, aunque esté caliente, no lo está tanto como una sauna finlandesa.

En las saunas no hay estufa y, por lo tanto, no se puede arrojar agua a la estufa de la sauna para crear vapor. El porcentaje de humedad es mayor porque los baños utilizan mucha agua. Los baños turcos están construidos con mármol, azulejos y mortero.

La principal diferencia entre el baño y la sauna: el baño ruso es de vapor, y la sauna finlandesa es de aire seco. La diferencia entre una sauna y un baño ruso radica principalmente en la humedad. En el baño de vapor, la temperatura del aire es de 40-70 ° y la humedad relativa es del 90-100%, y en la sauna finlandesa a una temperatura de 90-110 °, la humedad varía del 10-25%.

El baño turco, que ayuda a una persona a relajarse y alcanzar la paz, se llama hammam. Durante mucho tiempo este lugar fue considerado un símbolo de la cultura y las tradiciones orientales. Hammam – es un antiguo baño público, que apareció durante el Imperio Romano.

Vale la pena señalar que la diferencia entre el baño de vapor turco y el ruso se asocia con un régimen de temperatura especial, ya que el valor cae en el rango de 30-50 ° C. Las principales diferencias entre saunas y vapores son la temperatura y la humedad. Según la North American Sauna Society, una sauna finlandesa tradicional se calienta a una temperatura de entre 150 °F y 195 °F. Se puede rociar agua sobre una pila de rocas calientes en la sauna para crear algo de vapor de agua, pero el nivel de humedad puede mantenerse en torno al 10% si no se añade agua y superar el 60% si se hace. Por otro lado, la temperatura en una sala de vapor, también conocida como baño turco, suele oscilar entre los 110 °F y los 120 °F con una humedad del 100%.

«En pocas palabras, ambos implican la exposición de todo el cuerpo al aire caliente, pero las saunas secas estimulan la sudoración y las salas de vapor reducen nuestra capacidad de sudar», afirma la doctora Joy Hussain, médico de Brisbane (Australia), que ha estudiado las saunas. Puede que tengas la sensación de sudar más en una sala de vapor, pero es más probable que las gotas de tu cuerpo sean agua condensada del aire húmedo que transpiración. Los beneficios para la salud de una sauna: En realidad, no hay ninguna diferencia fundamental entre la sauna finlandesa y el baño ruso.

Cada vez están más extendidos en diferentes países como lugar para unas vacaciones saludables y agradables. Así, la diferencia entre una sauna y un baño radica principalmente en que este último implica un contenido más amplio. Aquí, además de los procedimientos de baño con agua y aire caliente, se ofrece una amplia gama de servicios de bienestar, higiene y cultura y entretenimiento.

En nuestro país, durante muchos años, las personas con todo tipo de enfermedades o simplemente como relajación para el alma visitaban una casa de baños rusa. Pero en los últimos años, la sauna finlandesa es cada vez más popular en Rusia. Pocas personas saben en qué se diferencia un baño de una sauna, incluso muchos creen que no hay diferencias entre ellos.

Pero no es así. Aunque los hammams están muy extendidos en Turquía, Marruecos y Oriente Medio, la principal diferencia entre los hammams islámicos y los turcos es el aire. El aire de un hammam turco es seco, mientras que el de un hammam islámico es húmedo.

Lo que tienen en común ambos baños es que actúan como centro social en la comunidad. El procedimiento del baño: El recorrido del hammam comienza en la sala caliente. El natik o tellak, el asistente femenino o masculino respectivamente, le dejará aquí para que se relaje, se afloje y, sobre todo, empiece a sudar.

Este es el momento perfecto para contemplar la increíble arquitectura de un baño turco. La mayoría están cubiertos de mármol, cuentan con una gran cúpula, varias pilas y un impresionante göbektaşı, la plataforma central elevada sobre la fuente de calor. Después de tumbarse en la göbektaşı durante unos 15 minutos, el masajista entrará y le indicará que se tumbe en el suelo de mármol mientras le restriega todo el cuerpo con el kese una manopla para eliminar las capas de piel muerta.

Intente recordar el mantra «sin dolor, no hay ganancia» durante esta parte, ya que el objetivo principal de su masajista es extraer las células impuras y muertas de la piel de su cuerpo y permitirle empezar fresco y revividoUna vez exfoliada, te ta