Exitar a un hombre por mensajes

Los expertos en romance dicen que los mensajes de texto calientes son como los juegos preliminares. Te ayudan a entrar en calor poniéndote en un estado de ánimo seductor y sexy para la acción futura. Suelen ser coquetos y juguetones y ayudan a crear una sana tensión sexual.

Y, no, no amenazan tu reputación de clase. A continuación te explicamos cómo seducir con mensajes de texto, sin parecer desesperado. Estos mensajes crearán mucha expectación en tu hombre.

Así, cuando finalmente tenga la oportunidad de estar a solas contigo, estará jadeando como un perro. Encontrarás muchas otras formas de crear tensión sexual hablando sucio en la Guía para hablar sucio. Si eres nueva aquí, entonces es posible que quieras hacer el test de abajo para saber qué tan buena eres dando sexo oral y satisfaciendo a tu hombre.

Puede que descubras que apestas, o que ya eres una reina de las mamadas. Mantenerlo pensando en ti y crear tensión sexual son dos de las formas más sutiles de enviar mensajes de texto sucios a tu hombre. Una forma más directa es enviarle un mensaje simplemente para excitarlo.

Pruebe esto: La friolera del 74% de los estadounidenses han intercambiado mensajes sexys con sus parejas, según un estudio de 2017 realizado por The Kinsey Institute, lo que supone un gran aumento respecto a 2012, cuando solo el 21% de los encuestados admitió haber hecho sexting. Y toda esa seducción digital tampoco es para menos. Una investigación publicada en la revista Computers in Human Behavior en 2018 reveló que las personas que envían regularmente mensajes de texto a sus parejas tienen una mejor vida sexual que las que no lo hacen.

En otras palabras: Muchos de nosotros lo estamos haciendo, y en realidad estamos cosechando algunas recompensas importantes en nuestras relaciones por asumir el riesgo. Y resulta que hay algunas razones muy científicas por las que nos excitamos al enviar y recibir textos sugerentes o explícitos. ¿Intrigado?

He hablado con la doctora LeslieBeth Wish, psicoterapeuta licenciada, autora y conferenciante de TEDx para conocer la psicología que hay detrás del sexting: por qué lo hacemos y cómo nos excita. Puede parecer que el sexo empieza en el cuerpo, pero en realidad empieza en el cerebro. Ver una imagen sensual, escuchar la voz de tu pareja diciendo palabras obscenas, oler su colonia…

son algunos de los desencadenantes mentales más comunes que te excitan. Y el sexting no es diferente. Si realmente quieres aprender a excitar a un hombre y conseguir que esté de humor para un buen sexo, tienes que empezar por saber cómo ser sexy de forma que estimule tanto su cuerpo como su mente.

Si el enamoramiento se debe casi exclusivamente a la química y a nuestra constitución psicológica, ¿significa esto que no tenemos ningún control sobre él? ¿Significa que es inútil tratar de mantener vivo el amor conquistando a una mujer a través de mensajes de texto? Pues no del todo.